En Costa Rica existe una protección legal para que la trabajadora que se encuentra en estado de embarazo no pueda ser despedida si no existe una razón legal que lo justifique.

Sin embargo, eso no quiere decir que el despido no se pueda realizar si la colaboradora incurre en una de las faltas o causales de despido sin responsabilidad para el patrono que estable el Código de Trabajo. Pero antes de ejecutar el despido, el patrono deberá presentar una solicitud de autorización de despido ante la Inspección de Trabajo  detallando la falta o faltas cometidas por la trabajadora y aportando las pruebas correspondientes.

Esa oficina  designará inspectores de trabajo quienes realizarán la investigación y citarán a todas las partes involucradas a una comparecencia, para determinar la verdad de los hechos que se investigan. Concluida esa etapa, rendirán un informe recomendando que se autorice o se deniegue el despido solicitado.

Despedir a la trabajadora sin ese trámite previo acarrea importantes responsabilidades para el empleador.

Por otra parte, es muy importante que al conocer de su estado de embarazo la trabajadora lo comunique  a su patrono, aportando la certificación médica o constancia de la Caja Costarricense del Seguro Social. Lo anterior con el fin de que luego no se alegue desconocimiento del estado.

Si tiene un caso o desea más información sobre el despido de una trabajadora en estado de embarazo, puede consultar con los asesores expertos de BM Abogados.