Sí es posible obtener ese beneficio, aunque su dependencia económica del cónyuge fallecido no fuera absoluta.

Nuestra Sala Segunda de Casación ha reconocido el derecho de una mujer a recibir la pensión por la muerte de su esposo, por considerar que existía un aporte económico importante al núcleo familiar durante el tiempo en que éste estuvo vivo.    Basta con pensar que en el matrimonio, los ingresos de sus integrantes se unifican, para sufragar las necesidades familiares y de ese ingreso conjunto es co-dependiente la depende la pareja.

No resulta lógico interpretar, con base en el mutuo auxilio matrimonial que establece nuestra legislación, que cada cónyuge atiende con sus ingresos sólo sus propias necesidades. De hacerlo así las autoridades de la CCSS, se estaría castigando a la mujer que trabaja fuera del hogar y aporta su ingreso a los gastos familiares, frente a la que se dedica únicamente a las labores del hogar, aportando su trabajo en él, pero no ingresos, siendo que en los dos casos los esposos cotizan por igual al Seguro Social, resultando injusto negar el beneficio en la primera hipótesis.

Precisamente el régimen de seguridad social a través de las pensiones por muerte, se creo para paliar esa situación, al garantizarle a los contribuyentes el amparo económico de sus dependientes, quienes de alguna manera, organizan su esquema de vida con base en el ingreso económico percibido por el asegurado, por lo cual su condición se torna dependiente de las ganancias propiciadas, en vida, por este.

Con gusto podemos aclararle mayores detalles sobre el derecho a la pensión por viudez.

Bufete Méndez & Asociados, tel. 2710-5600.