La ley denomina sevicia a la crueldad excesiva, es decir a un trato cruel y efectivamente esa es una causa para pedir al Juez de Familia que se decrete el divorcio.

Adicionalmente, con la demanda de divorcio la persona que sufre el maltrato tiene derecho a poder una pensión alimentaria y la distribución en partes iguales del valor de los bienes que se adquirieron durante la relación matrimonial.

Los Tribunales de Justicia han declarado la existencia de sevicia cuando se demuestren actos de crueldad o brutalidad cometidos contra el cónyuge como golpes, lesiones, privación de alimentos, trabajos excesivos encaminados intencionalmente a mortificarle o dañarle en su salud o en su tranquilidad.
Se incluye el maltrato emocional por medio de daños a la integridad espiritual, tales como ofensas graves.

Bufete Méndez & Asociados, tel. 2710-5600.
Guápiles, Costa Rica, 100 mtrs. Oeste y 100 mtrs. Norte del Hospital