El preaviso lo tiene que dar tanto el trabajador al patrono cuando renuncia, como el patrono al trabajador cuando lo va a despedir sin tener justa causa para hacerlo.
Este derecho existe solo para los contratos por tiempo indefinido y se aplica así:
-Antes de los tres meses no hay obligación de dar preaviso pues se trata del período de prueba.
-Si tiene más de 3 meses pero menos de 6 meses de labores, debe darse 1 semana de preaviso.
-Si tiene más de 6 meses pero menos de 1 año de labores, debe darse 15 días de preaviso.
-Después de 1 año de labores debe darse 1 mes de preaviso.
El preaviso debe darse en tiempo y solamente en casos especiales se puede dar en dinero.
Toda persona trabajadora que se encuentre en el preaviso ya sea por renuncia o por despido injustificado, tiene el derecho al día de asueto que consiste en disfrutar de un día por semana con goce de salario con la finalidad que busque trabajo, o para que busque una mejor opción que la que posiblemente ya tenga.  El día del disfrute debe ser de común acuerdo entre la persona trabajadora y la persona empleadora.
Si el patrono no concede los días de asueto la persona trabajadora podrá cobrarlos al concluir el preaviso.
Si no se da el preaviso en tiempo, la persona trabajadora que renuncia o la persona empleadora  que despide con responsabilidad patronal, deberá pagar ese tiempo en dinero.
Ante cualquier sobre el pago del preaviso y a los restantes extremos de su liquidación o prestaciones laborales, puede coordinar una cita con los expertos de BM Abogados.